9 de diciembre de 2022

Küdell TV

Canal de televisión

¿Cómo enfrentar el cierre del año y no quedar exhausto?

Para nadie es un misterio que diciembre es un mes agotador. Y es que no sólo se trata de llegar al último mes del año luego de haber trabajado o estudiando, sino que también se  realizan una serie de actividades que sólo vienen a aumentar los niveles de estrés.  Si este panorama le agregamos el factor “compras navideñas” en periodo de inflación, sentimientos como frustración, preocupación y ansiedad aumentan, generando una verdadera olla a presión.

Jorge Fuentes, psicólogo y Director de Pranavida, confirma que efectivamente se puede apreciar un aumento en los  cuadros de ansiedad y estrés en diciembre por sobre lo que se ve en otros meses. “Existe una sensación de que hay muchas cosas que terminar y cumplir en poco tiempo, por lo que desde el día 1 todo comienza a tomar un ritmo mucho más acelerado. En las calles la gente tiene cara de estrés y preocupación, por eso las reacciones tienden a ser mucho más agresivas”, señaló Jorge.

Pero ¿qué hacer para bajar los niveles de estrés de este periodo?

Fuentes, creen que lo principal es organización y capacidad de adaptarse a la realidad que estemos enfrentando y no estar buscando responder a lo que se ha creado como el ideal de estas fechas. “Efectivamente este mes tiene una serie de componentes reales que hacen que las personas estén más estresadas y, con ello, comiencen a vivir una serie de emociones que no son saludables. Sin embargo, también existe una gran  cuota de presión por cumplir expectativas y eso es lo que muchas veces afecta más a las personas”, aclaró el profesional, quien nos entrega algunos consejos para poder vivir diciembre lo más tranquilo posible.

Planifica y mide las tareas: “Efectivamente, en el caso del trabajo y estudios, es una etapa muchas veces de cerrar esos pendientes, pero antes de abrumarse con ellos es importante tener claridad de cuantas tareas u objetivos pendientes hay realmente. Con esa información, lo importante es planificarse bien y ponerse metas reales”

Arma un presupuesto y organízate: “Si realmente existe la posibilidad de hacer regalos hay que hacerlos de manera ordenada y no volverse locos. En este periodo muchos entran como en la vorágine del gasto desmedido, pero lamentablemente las consecuencias vienen un par de meses después cuando hay que pagar los gastos, generando una angustia  constante. Por eso es importante que, quien pueda hacer presentes para estas fechas, haga un presupuesto de acuerdo a su realidad”.

Dale sentido a la Navidad: “Estamos viviendo una situación económica compleja que ya tiene a muchas personas con una constante angustia, por lo tanto es importante que todos internalicemos que la felicidades de estas fiestas no se mide ni por la cantidad de regalos que recibo ni que hago. Si hay alguien que ya está estresado por los gastos, debe – por autocuidado a la salud mental- buscar otras formas de demostrar su afecto con cosas simples, que estén a su mano. Las personas que están a su alrededor preferirán siempre un abrazo que a su ser querido enfermo por la ansiedad y preocupación que conlleva está errada idea de “tener que regalar”.

Aprende a decir NO: “En este mes se juntan demasiadas actividades y, muchas veces pese a estar agotados, sentimos que debemos ir.  Especialmente con lo duro que han sido estos dos años, no debe ser una obligación asistir a encuentros donde no estamos cómodos o cuando no nos sentimos bien. Por eso es importante aprender a decir no sin que esto genere un sentimiento de culpa, sino más bien valorando el hecho de poner nuestro autocuidado por sobre cualquier cosa”.

Si se trata de regalos, regálate unos minutos: “En diciembre es el boom de comprar  regalos, pero pocas personas se dan un rato para hacer el más simple de los presentes con uno mismo: regalarse unos minutos para descansar, para hacer lo que nos gusta, para meditar, cerrar los ojos, lo que sea. Darse un tiempo para desconectarse de todo el estrés de este mes es el mejor regalo y hay un sinfín de posibilidades gratuitas. Sólo se necesita querer para  comenzar a crear realidades nuevas.